lunes, 4 de octubre de 2010

La Pirámide Olfativa en el Perfume

votar http://www.wikio.es

Carta y Perfume en Tocador- 1949
© Condé Nast Archive

En materia de perfumes, existe un gran abanico de conocimientos que muchas veces pasamos por alto o simplemente no reparamos en desear conocerlos en profundidad. Me refiero a todas aquellas personas que utilizan varios perfumes en general, o uno en particular, y que quizás en algún momento han deseado saber más acerca de este mundo tan lleno de magia, sabiduría, intuición, amor, historia… Todos estos aspectos y muchos más se congregan alrededor del perfume, tanto la ciencia como el espíritu, y es por ello que el mundo del perfume no se concretiza en una marca de moda que lanza un frasco en Navidades, en el día del padre, o de la madre, sino que se trata de un mundo repleto de constantes descubrimientos y también de constantes reminiscencias del pasado.
Por ello, a diferencia de la moda, no es efímero. Sin embargo, muchos aspectos relacionados con el mundo del perfume para los apasionados pueden llegar a ser realmente interesantes, al tiempo que desarrollan nuestra capacidad imaginativa, intuitiva y perceptiva.
Temas relacionados con el perfume, tales como su status permanente en la historia de la civilización, la forma de su creación, su estructura y forma, la terminología utilizada (acorde, olor, nota, volumen, etc.), los diferentes tipos de materias y sustancias que forman lo que es un perfume, la terminología aplicada a cada uno de ellos, las técnicas de su extracción, destilación, expresión, etc., los diferentes tipos de familias en cuanto a perfumes se refiere, su clasificación y obtención, son temas que pueden desarrollarse una y otra vez, adquiriendo relieve y diferentes puntos de vista a través del tiempo. Pero hay algo fijo e inamovible en un perfume, y es su permanencia en tanto que elemento extraído y existente. Sus sustancias volátiles no hacen más que esperar viajar por nuestros sentidos como hadas bailarinas deseándonos lo mejor. Y así es un perfume: siempre nos desea lo mejor, embelleciendo nuestra vida.
Dando paso a un tema importante, un punto importante para todo aquel que desee conocer más el mundo del perfume es la famosa pirámide olfativa, que debemos recordar existe y es muy útil a la hora de escoger un perfume que vaya más acorde con nuestra personalidad. Aunque la mejor forma de comprenderlo siempre será el test de un perfume en nuestra muñeca o el antebrazo según nuestros gustos olfativos o para qué tipo de ocasión lo deseemos, la pirámide es importante a la hora de distinguir aromas, y aprender también los diferentes tipos de elementos que componen un perfume. Es una clase de estudio y refinamiento de los sentidos, no solamente olfativo, tal y como lo sería una obra de arte expuesta en una galería de arte: el amante del arte sabrá observar y se dejará llevar por las impresiones del cuadro, y no solamente lo verá como un objeto de decoración que va bien con un fondo de papel determinado. En esto radica nuestro deseo de aprender a conocer más nuestra alma, lo que nos gusta y lo que nos disgusta, lo que sin saberlo nos llama la atención y que aquello que rechazamos puede tener su origen en nosotros mismos.
Esta pirámide olfativa, no se aplica a los perfumes sintéticos, los cuales hacen que caiga el concepto de salida, corazón y fondo de un perfume.
NOTA DE CABEZA – NOTA DE SALIDA:
Al evaporarse los elementos de un perfume, éstos se hacen volátiles, lo cual permite que podamos olerlo, y son precisamente los elementos más volátiles los que primero percibimos cuando olemos un perfume. Estos elementos son las llamadas “notas de cabeza o de salida”, una de las tres notas de que se compone la pirámide olfativa. No son tan persistente como las otras, precisamente por ser las más volátiles. Estos elementos que forman parte de un perfume son cítricos, florales, especialmente de flores blancas, tales como el jazmín y el azahar; también lo producen las frutas, los componentes verdes cuyo aroma se dispara nada más pulsar el pulverizador del frasco. Son aromas que desaparecen al cabo de poco, son frescos, diáfanos y sutiles.
NOTA DE CORAZÓN:
Se sitúan en el centro o corazón mismo del perfume, y se componen de aldehídos (un tipo de compuestos disueltos en aceites esenciales de flores, frutas y también especias; clasificado como uno de los tipos de perfume), es capaz de proporcionar una gama variada de aromas a cada perfume, además de tener la cualidad de entibiar nuestra piel a su contacto para condensar más el conjunto de los aromas del perfume, los cuales adquieren más exotismo, sensualidad e intensidad.
Esta nota se situaría entre las notas de cabeza y de fondo.
NOTA DE FONDO:
Se trata del auténtico resultado del perfume. Es lo que perdura más allá de sus notas de cabeza o salida y de corazón. En esta fase vemos que las sustancias apenas son volátiles, poseen fuerza, capacidad de permanencia. Lo componen las maderas orientales y sustancias animales.
Para finalizar, añadiré que precisamente al conocer esta pirámide olfativa, nos damos cuenta de que cuanto más volátiles sean los ingredientes, más fresco será su aroma, y menos perdurable. Por ello, el agua de colonia tiene su mayor importancia en sus notas de cabeza o salida, mientras que un perfume lo tendrá en sus notas de corazón, y por supuesto, una esencia se basará principalmente en los aromas que conforman sus notas de fondo.
©Carmen Garrido

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario:-)

Related Posts with Thumbnails
BlogBlogs.Com.Br